Horloge pour site reloj pagina web

La Otra Cara de la Política

Opinión 17/03/2019
Por Daniel Liberé, Concejal de Pilar, Presidente del bloque Reencuentro por una Nueva Argentina y Candidato a Intendente.
DALI

A casi cuatro años de ocupar una banca en el Concejo, tengo la certeza que como mi vocación lo indica debe existir un justo equilibrio entre mis más profundas convicciones y la necesidad objetiva de usar las herramientas que tengo para lograr alcanzar en base a las decisiones diarias el bien mayor posible para quienes represento.

Cuando se inicia una actividad política se tiene que tener la convicción de que la misma le servirá al vecino y que eso implica muchas veces refrenar las pasiones, los criterios emocionales y tener la capacidad de discernir que frente a aquellos que me adulan o elogian por lo que hago se debe poner en primer lugar a la comunidad.

Cuando ingresé al Concejo Deliberante creí firmemente en la posibilidad de poder solucionar muchos problemas, más teniendo un gobierno alineado desde Nación, Provincia, y el Municipio, pensé que el ser parte del equipo de Cambiemos era algo favorable porque se trataba de depositar la confianza en un nuevo esquema de gobierno.

Los primeros diez meses fueron como se dice vulgarmente de "Tragar sapos", el que me conoce sabe que me gusta hablar claro y en forma sencilla, no callarme. Fue así que en varias oportunidades di mi parecer al Intendente de cuestiones que son fundamentales para los pilarenses, pero lamentablemente noté que mi opinión no valía. Por ejemplo, propuse que convocáramos a las empresas de servicios para realizar el soterramiento y que el trabajo se realizara prorrateando los costos entre las mismas, sin embargo, no fui escuchado. Luego viene el proyecto de foto multas, al cual me opongo porque es ilógico no priorizar el arreglo de las calles, aunque se colocan las mismas. Posteriormente como idea le sugiero municipalizar el servicio de aguas, ya que con la ganancia de una empresa municipal podríamos dar mejoras al acceso y cloacas a quien no las tiene, pero la respuesta del intendente fue que no quería 200 empleados más.

En el momento de designación de Directores veo con indignación la gran cantidad que no son de Pilar, los denominé foráneos y eso molestó, pero sabía que más allá de las críticas las consecuencias no serían buenas, el funcionario tiene que ser conocedor del distrito y sus problemáticas, salvo que sea alguien especializado en alguna temática particular.

Presenté una ordenanza para que empresas como Edenor, correo, telefónicas construyan baños de acceso público para sus clientes, pero nunca se exigió a las empresas desde el Municipio la adecuación a la nueva ordenanza, y la falta de compromiso de los foráneos, pero sobre todo la del Intendente me llevaron a la decisión de dejar el bloque Cambiemos.  

Dejar ese bloque no significó una mejor gestión como concejal, porque incluso en él aporté todo lo que estaba a mi alcance, pero si me dio la libertad de poder expresarme y sobre todo al Intendente desde otro lugar, mostrarle todo lo que hace mal, ya que lamentablemente estando al lado no escuchaba.

Fue así que tiempo después tomé la decisión de ser candidato a Intendente, y de no serlo continuaré con mi actividad privada, no me interesa una banca de concejal sino existe la posibilidad de mejorar la calidad de vida de los vecinos, siento que desde acá se puede ejercer cierto control al Ejecutivo y eso estoy haciendo, reconozco que para ser Intendente es un paso importante ser concejal, se adquiere experiencia, se conoce de la estructura municipal y se tiene la posibilidad de aprender de los errores para no volver a cometerlos desde la Intendencia.

Estoy convencido de que ser Intendente es tomar las mejores decisiones todos los días, decisiones objetivas y no pasionales, no dejarse endulzar los oídos. Se trata de saber elegir al funcionario más apto para el rol que se designe y poder delegar  con confianza en ellos pero con el justo control, así como también creo que si elegiste este trabajo, es mucho más que cualquier otro, se trata de una vocación plena en la que se debe estar todos los días las 24 horas al servicio de cada problema así  como también tengo que crear la conciencia en los empleados municipales de que tienen que brindarse al contribuyente, sin dejar de  darles un sueldo digno, son trabajadores  muchas veces con una familia atrás y deben ser respetados sus derechos, pero que nadie dude que la exigencia será estar al servicio del vecino, quiero que la gente sienta que pagar un servicio o impuesto vale la pena.

Me interesa que el contribuyente entienda que siempre pondré la verdad y el sentido común en la gestión, no permitiré que se despilfarre el dinero, si administro bien las mejoras serán en salud, educación y obras, acentuando siempre en el control de las mismas es injusto que falten vacantes y que nuestros hijos estén hacinados en las escuelas.

En seguridad sé que cuento con el equipo necesario para darle tranquilidad a nuestros vecinos.

Sin desmerecer a nadie quiero ser el Intendente que dio vuelta el distrito, quien vino a poner de pie a Pilar, sé que puedo hacerlo. Le daré al comercio un crecimiento importante con sólo comprarle a proveedores locales, eso me da la confianza de que los pilarenses tengan empleo y poder adquisitivo.

Les pido un voto de confianza a todos mis vecinos, tengo la mejor voluntad de hacer las cosas como corresponde, en cada uno de ustedes está la decisión de darnos esta oportunidad, de ser así aseguro que mi mirada siempre va a estar en el otro, el rol político es variado pero hay errores que muchas veces se cometen por ignorancia, otras veces por negligencia pero nada peor es dejarse llevar por la soberbia de no entender a quienes tenemos al lado, en la búsqueda de satisfacer el interés propio y no el general.

Te puede interesar